miércoles, 17 de noviembre de 2010

Thank You!


Aprovecho que se acerca Thanksgiving para recordar que tenemos muchas razones para dar las gracias. Hay que agradecer a los indios su fácil retirada y su espíritu de colaboración genocida tan vanguardista. Por desgracia dejaron atrás el cultivo del maíz y la patata entre otros alimentos altamente calóricos que no necesitábamos. También dejaron algún que otro bastardo por ahí suelto para que pudiéramos experimentar en las reservas los efectos del alcohol a niveles constantes y transgeneracionales.
Por qué no dar las gracias en Thanksgiving a Jimmie Durham por apedrear una nevera yanki y a James Turrell por ir como ciego detrás de ese chute de Belleza del que hablaban los Cherokee en sus himnos a la Tierra.

Como hija bastarda de genocidas agradecidos, quisiera probar esto de dar las gracias pues algo de mala conciencia debo de tener que airear también desde mi recientemente estrenado refugio, donde me dejo crecer las canas (que no el vello corporal) y amo mi chaleco de pastorcillo, los baños sin ducha ni mampara, el olor del campo abonado, las zonas de la casa sin cobertura, el grillito bajo la ventana o las conversaciones con la cartera, las vecinas y las piedras.

Ante todo dar las gracias al pueblo de al lado por bendecir este Edén enviando una señal de casi 10Megas de Adsl. También doy gracias a la Nespresso por los descafeinados de la tarde, a las galletas Diet y las patatas fritas Light por saber lo que me conviene. Gracias a Don Drapper por el placer de fumar Luckys e inventar el amor para vender medias de nylon. Gracias a la dueña de mi casa por poner una secadora en el patio y gracias a la opera-rock por salvar las mañanas de los domingos. Gracias a los funcionarios de hacienda por no comprobar todas las facturas y gracias a eBay por devolvernos la emoción en las relaciones comerciales. Gracias a las sopas chinas por la satisfacción inmediata delante de cualquier producción made in Hong Kong. Gracias también a mi querido Volvo por darme respuesta segura en las curvas y velocidad en las rectas, gracias a la Fnac por los descuentos en los dvds, a tve.es por emitir en directo y acabar de convencerme de que no quiero comprar una tele, leches! Gracias a mis progenitores por hacerme entender que el solterío es el estado ideal del ser post-moderno. Y gracias a todos los hombres y mujeres que han ido corroborándolo con los años. Gracias a Dalí por las granadas, al sol por el vino bio y a la Chusma por hacerle ascos a la naturaleza y así dejar algo para los demás. Gracias a Clinique por el contorno de ojos, y en general al Duty Free y a la bomba atómica por la cosmética japonesa. Gracias a mi vecino gallego por ser heavy y por arreglar las persianas de mi estudio. Gracias al facebook por frivolizar al fin eso de la amistad y a mi hermanita por enseñarme a escribir emoticones. Gracias a los rosales centenarios del jardín por proveer ramos estupendos para la cocina y gracias a los murciélagos por morir fulminados delante de los espejos. Gracias a la chimenea por atraer a mis amigos por aquí de vez en cuando, y finalmente gracias al arte, por muchas razones pero principalmente por dejarme vivir del cuento un rato más.

Thank you Jimmie, thank you James!


3 comentarios:

porlatangente dijo...

Princeeesa, esto ni la Jessica Tandy recogiendo su último Oscar de la Academia. A ver si llegamos al 26. Entonces me pongo plumas...de las de Industrial Bolsera, que al Corte Inglés solo voy a beberme cañas de vez en cuando. ¡Viva!

estonoes dijo...

De cañas al Corte Inglés? Cuando quedamos? Con o sin plumas! Olé, no?

Rox Irien dijo...

Espabila... despierta y sigue escribiendo. O eso, o ven a buscarme, compartamos qué arbustos son los más aromáticos (necesito evadirme a otra realidad) y otras cosas prohibidas.